Intervención individual en aquellos casos de afectados con Síndrome de Asperger en los que se requiere una atención más especializada de manera que puedan tratarse elementos como: baja autoestima, ansiedad, dificultades atencionales, control de la impulsividad, problemas de conducta e inhibición social además de aspectos socio-emocionales y comunicativos.