El síndrome de Asperger es un trastorno del desarrollo, de base neurobiológica, en el que cabe destacar que:

- Las personas que lo padecen poseen una apariencia normal, pues no existe ningún marcador biológico.

- El coeficiente intelectual está dentro de la media, con alguna desviación típica por encima o por debajo.

Sería un error pensar que todos los niños con Síndrome de Asperger se parecen entre sí. Cada caso son distinto, presentando cada persona no todos los rasgos, sino una combinación de algunas de las características que se describen a continuación.

 DESCRIPCIÓN DE LOS SÍNTOMAS

  • Dificultad en la interacción con otras personas.
    • Problemas para hacer amistades, tienden a ser personas solitarias.
    • Dificultad para la comprensión de los sentimientos de los demás.
    • Comportamiento social inadecuado al contexto, no entienden bien las reglas sociales convencionales. Esto conlleva problemas al jugar con otros niños o al relacionarse.
    • Tienen poca tolerancia a la frustración.
    • Ingenuidad que les incapacita para entender las intenciones de los demás.
    • Dificultad para percibir las sutilezas y las demandas implícitas en las situaciones sociales (cada vez más sofisticadas).
    • Reacciones emocionales desproporcionadas y poco ajustadas a la situación.
  • Comunicación verbal limitada.
    • Poseen poca habilidad para iniciar y mantener conversaciones, a veces parecen estar ausentes y, en ocasiones, hablan mucho, aunque de lo que les interesa.
    • Buena gramática y vocabulario extenso, que se refleja en un lenguaje pedante o excesivamente formal.
    • El tono de voz puede ser monótono o tener un pobre control del volumen o la entonación.
    • Interpretación literal de los mensajes: dificultad para comprender las bromas, ironías y dobles sentidos.
    • Pueden realizar comentarios ofensivos para otras personas sin darse cuenta, pues suelen decir en cada momento lo que piensan.
    • Déficit en la comunicación no verbal.
      • Escasez de expresiones faciales y gestos, así como dificultad en la comprensión del lenguaje corporal de otras personas, lo que genera problemas de comunicación.
      • Su mirada puede ser particularmente inexpresiva o bien no mirar a los ojos de su interlocutor.
      • A veces, intentan evitar el contacto físico, o por el contrario lo utilizan de forma inadecuada.
    • Intereses restringidos y absorbentes.
      • Tienen un interés obsesivo por algún tema en particular y buscan con avidez información sobre ese tema.
      • Destaca su excelente memoria, capaz de almacenar gran cantidad de datos sobre su área de interés; esta memoria tiende a ser mecánica en lugar de comprensiva.
  • Patrones de comportamiento estereotipados.
    • Inflexibilidad ante los cambios no avisados previamente, por la necesidad permanente de rutina.
    • A veces tienen rituales cotidianos que necesitan llevar a cabo.
    • Reacción especial ante estímulos sensoriales: sonidos inesperados (oído), algunas texturas en prendas de vestir (tacto), determinados tipos de luces (vista) y de comidas (gusto).
    • Motricidad.
    • Dificultad para moverse de manera ágil, coordinada y precisa; por ejemplo, cuando utilizan los cubiertos para comer o intentan atrapar una pelota, presentando un ritmo extraño al correr, que hace que sean rechazados como compañeros de juego.
    • Presencia de estereotipias y movimientos repetitivos como sacudir las manos o movimientos de todo el cuerpo.
  • Dificultades específicas del aula.
    • Lentitud al coger apuntes.
    • Dificultades grafomotoras que repercuten en la presentación de los trabajos.
    • Desmotivación hacia las asignaturas que no estén dentro de sus intereses.
    • Déficit atencional que interfiere en su proceso de aprendizaje.
    • Dificultades para captar la idea principal de un texto y para seleccionar la información más relevante.
    • Problemas a la hora de planificar y organizar sus estudios, secuenciar sus tareas, etc.
    • Dificultades motrices y rítmicas para aprender a tocar un instrumento musical.
    • Dificultades para adaptarse a los frecuentes cambios de profesores, aulas, horarios, etc.
    • Alteración debida al exceso de ruido o a lugares concurridos.